Edificio de Segundo ciclo de Infantil visto desde el jardín del primer ciclo de Infantil.
La pedagogía Waldorf

Las Escuelas Rudolf Steiner, llamadas también Waldorf, forman parte de un movimiento pedagógico con más de 80 años de experiencia. La primera Escuela Waldorf fue fundada en 1.919 en Stuttgart (Alemania) por el filósofo y profesor Rudolf Steiner a instancias del dueño de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria, para la formación de los hijos de los obreros de la misma.

Salvo en el período de la segunda guerra mundial las Escuelas Waldorf no han dejado de darse a conocer y de extenderse por todo el mundo. Han demostrado su efectividad en 60 países del mundo entero.

Existen más de 900 centros de Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional y unas 2.000 Escuelas Infantiles, así como 250 centros de Pedagogía Curativa para niños deficientes y adultos con problemas de adaptación, centros de rehabilitación para drogadictos, etc. Varios Seminarios de Formación de profesores desarrollan su labor en los cinco continentes.

La maestra acompañando a cinco de sus niños hacia el lugar de recogida por los padres.
La pedagogía en nuestra escuela

La escuela infantil se convierte para el niño pequeño en el puente entre su casa y el gran mundo, por este motivo creamos un ambiente hogareño, acogedor y alegre, donde el niño pueda sentirse seguro y ser activo, donde, a su ritmo, pueda desplegar las capacidades que viven en él.

El niño pequeño es muy sensible a lo que ocurre en su entorno, está enormemente abierto a las impresiones sensoriales que recibe del ambiente y de las personas a su alrededor. Por este motivo, cuidamos de manera especial los estímulos, los espacios, el mobiliario, los colores y sonidos que rodean al niño ofreciéndole impresiones saludables y un cálido encuentro con otros niños y adultos.

La maestra dedica a los niños una atención individual. A través de la observación y una cercana relación puede responder a las necesidades de cada uno, ofreciendo, a través de su ejemplo, guía en el juego y en las actividades de la jornada.

Proporcionamos a los niños tiempo, espacio, actividades y materiales adecuados para el desenvolvimiento de todo su ser, el desarrollo físico, psicológico-anímico, social e individual. Propiciamos el establecimiento de hábitos saludables en lo concerniente a la alimentación, la higiene, la autonomía…

Consideramos de gran importancia la colaboración de padres y maestros en el proceso educativo del niño para que exista una coherencia en lo que el niño vive en el hogar y en la escuela. Realizamos en las aulas encuentros con los padres para tratar temas pedagógicos y asuntos prácticos y también nos encontramos periódicamente las familias de forma individual.