Periódico de primaria

Este fin de curso, los niños de 5ª clase han preparado un periódico escolar en tan que han elaborado de forma autónoma en todas sus fases. Desde la idea, la división de las tareas, la búsqueda de noticias, la confección y diseño, hasta finalmente la producción de 50 ejemplares que distribuyeron en la fiesta de San Juan. Les felicitamos por la inventiva, por la capacidad de organizarse y la nueva demostración de cómo un grupo que trabaja equipo, es capaz de muchas cosas.

Feliz verano… esperamos el número 2.

 

Manuales en la escuela Waldorf

PRIMERA CLASE 

Los niños necesitan en esta nueva etapa una concentración y un reposo mayor para realizar todos los procesos de aprendizaje. 

El tejido de punto, les ayuda a ir lográndolo paulatinamente. Las agujas, las lanas, los puntos uno al lado del otro, la tensión necesaria para sujetar las agujas y lograr que el tejido ocurra requiere mayor precisión en la motricidad fina y demás coordinación entre ambas manos.

El tejido como un masaje, sólo sale bien cuando se ha logrado un estado de tranquilidad interior y exterior y, un estar presente en la tarea que permite que las acciones realizadas ocurran coordinadamente, por eso les ayuda a concentrarse y centrarse. Esta tarea es transferida al trabajo intelectivo en las  horas principales, para leer, escribir etc.

Utilizamos las imágenes para presentar la lana, a través de la narración. Durante las primeras semanas los niños lavan los vellones, los cardan, tiñen e hilan. Con estas hebras hacen anillos, pulseras, collares.  Siempre objetos útiles y bellos. Antes de introducir las agujas, aprenden a tejer con los dedos  largas bufandas, de esta manera independizan sus dedos.

Las agujas serán una prolongación de sus manos y es una herramienta que ellos preparan, las lijan, se les saca punta, se frotan con un vellón para dejarlas muy suaves y se les coloca una bolita para que no se salga el tejido.

Cada parte del proceso está acompañado de una imagen que les ayuda a interiorizar la tarea de una manera natural, por ejemplo: 

“ Pedro el pastor de ovejas, coge su callado, entra por la puerta, coge una oveja y la lleva al corral”

Se parte de una imagen general para todo el grupo pero luego el trabajo es con cada niño individualmente.

Lo primero que aprenden es a realizar el nudo corredizo y  el primer punto es el “bobo”, tejen un cuadrado con diez puntos para realizar una gallina, una liebre etc. 

Cada etapa es cuidada y el cómo se entregan las labores realizadas también, es un momento muy importante en el proceso que vive el niño, ese reconocimiento a su esfuerzo debe de ser especial.

Como ya mencionamos en la anterior entrada, la segunda propuesta es realizar la funda para su flauta. Los colores oscuros van debajo a medida que vamos ascendiendo los colores van siendo más claros.

Ya vimos un ejemplo de  poema de inicio de labor y ahora os dejo otro que utilizamos para finalizar la tarea, ellos saben que después del poema van a guardar sus material en su bolsita. 

Damos las gracias

Aquí reunidos

Por hacer con nuestras manos

Cosas bellas y útiles

Con estas preciosas tareas lo dejamos para continuar con la siguiente entrada que nos abrirá la puerta a Segunda Clase.

 

 

Haciendo huevos de Pascua

Huevos, huevos, huevos!… Huevos coloridos!!. La liebre de Pascua nos los ha traído!!!.

 

Hola a todos: 

Queréis saber cómo hacemos con los niños de maternal y de infantil los huevos de Pascua en nuestro jardín de infancia? 

Os hemos preparado un tutorial muy completo para que podáis hacerlo en casa. 

Que os divirtáis!!!!

 

Naranjas dulces

“Como cada temporada, los alumnos de Infantil de la Escuela Waldorf de Alicante han podido vivenciar la recogida de naranjas. Niños, maestros y padres disfrutaron de una bonita y soleada mañana en el campo de una antigua maestra y fundadora de la escuela.
A primera hora todos estaban muy emocionados: “¡Vamos en un gran autobús!” Para algunos pequeños era su primera vez… Y estando ya allí, además de recolectar muchas y ricas naranjas, los niños y las niñas emplearon su tiempo en un sinfín de actividades al aire libre. Mientras unos exploraban el entorno, cogían bichos bola y otros diminutos animales o reunían piñas, palos y piedras para augmentar su colección; otros se comían las dulces naranjas, hacían bonitos ramos de flores para regalar a sus papás, trepaban árboles o esperaban el turno para poder balancearse en uno de los tres columpios.
De regreso a la escuela, todos volvieron agotados, sedientos y hambrientos, a pesar de haber almorzado todos juntos en el campo ¡En toda la jornada no han parado! Mochilas y cestas estaban a rebosar y los corazones repletos de bellos recuerdos difíciles de olvidar.
Gracias a la generosidad de Ana, que año tras año nos abre su casa y nos acoge con tanto cariño, podemos seguir disfrutando de esta preciosa experiencia.”