0 Items

Diario de botánica

Diario de Botánica 5ª y 6ª Clase. Nov./2020

Sexta clase acaba de finalizar el Periodo de Botánica, lo han aprendido desde la observación en su entorno, la escritura, recitando poemas, la lectura, el dibujo en sus cuadernos y lo más esperado, las salidas pedagógicas que su maestra Doña Anaya preparaba concienzudamente.

La primera salida coincide con 5ª clase a L’Alcúdia y 6ª clase al Parque Lo Torrent donde hubo dos retos: el primero fue caminar desde el colegio hasta el parque, observando musgos, hongos, dientes de león, coníferas, plantas con flor y árboles, cogiendo muestras de frutos y hojas; Y el segundo reto identificar los árboles del parque, después de compartir momentos de juego y almuerzo realizaron un visita guiada por su maestra que alimentaba su conocimiento y su interés contestando a cada pequeño detalle que ellos observaban. (más…)

Fiesta del farol. San Martin 2020

 

El viernes en la Escuela, los niños de Infantil y Primaria pudieron vivir la Fiesta de San Martín con sus maestros y compañeros.

Las canciones del Farol acompañaron el día y aunque fue a plena luz del sol, pudieron recorrer los patios de la Escuela con sus farolitos. Además los más pequeños disfrutaron del Teatrillo y comieron bretzels.

Por la tarde y la noche muchas familias también continuaron esta celebración en sus casas. Haciendo un pequeño paseo iluminados por los farolillos, cantando y cenando crema de calabaza juntos.

Muchas gracias a todos aquellos que habéis compartido vuestras fotos de esta noche tan especial con los tutores o familias del aula.

Para los niños es una gran alegría encender su luz en la oscuridad y sentir que con ella caminaremos en este invierno que ya se acerca.

Deseamos que esta bonita fiesta nos ilumine hasta la llegada del Adviento y la preparación de la Navidad.

Os enviamos algunas fotos de los trabajos de los niños en las aulas y de la experiencia vivida.

Un gran abrazo

 

 

Yo soy Waldorf

Yo soy Waldorf , si, esta afirmación vista desde los ojos del desconocimiento puede resultar extraña , ajena a lo que estamos acostumbrados  en el ciclo de educación actual, incluso puede sonar a “ rarito “ y lo sé porque estas mismas sensaciones fueron las que me inundaron a mi antes de conocerlo , de vivirlo y ante todo de ver a mis niños crecer con unas sorprendentes ganas de ir a la escuela , de aprender y de crecer con una sonrisa . (más…)

Ante el miedo y la incertidumbre

Por Ana Gómez. Madre de la escuela.

La llegada del fresco mañanero se agradece tras un verano tan intenso; hace un mes que la escuela abrió sus puertas por las que niños, niñas y familias ansiosas cruzamos con nuestra mochila llena. Llena de expectativas, llena de temores, de iIusiones, de dudas, de ganas, de cansancio, de estrés, etc., cada uno con lo suyo. Igual que nuestros hijos cuando empiezan a caminar, nos inquietan los baches, dejamos de andar cuando el camino no es llano y sencillo. En ese momento nos detenemos, observamos, calculamos el riesgo y a veces decidimos que es demasiado para nosotros, reculando hasta un lugar seguro. Como logran los niños y niñas superar sus miedos y lanzarse a explorar el mundo? Dos son las razones que hacen que el miedo sea motor y no freno.

Una razón es el horizonte que deseo alcanzar. Otra la confianza que tengo en lograrlo.

El horizonte de nuestra escuela es una situación mejor en todos los sentidos, es crear entre todos un lugar que hace falta en el mundo, una aportación a mejorar el panorama educativo, una escuela que permanezca generación tras generación acompañando personitas en su desarrollo personal, integral, como seres capaces de ser libres y amar. Sin duda un horizonte hermoso.

La confianza es más complicada de conquistar porque no depende solo de mi, depende también de dónde la busque. Puedo confiar en mi pero desconfiar de los otros que forman parte de esta comunidad, no saldrá bien. Puedo confiar en que los otros trabajarán duro pero desconfiar de mi capacidad para aportar algo. Tampoco saldrá bien.

La confianza en un proyecto comunitario es como la danza de un cuerpo de ballet, todos tienen su papel, todos tienen que sentir la música, cada uno desde quien es, pero aportando al conjunto lo mejor que pueda dar. Ese es el reto, mirar al horizonte, enamorarse del camino, confiar en uno mismo, apoyarse en los demás, saber que tenemos en las manos un tesoro y la oportunidad de hacer algo grande para nuestros hijos y los de muchas familias que están por llegar. Dejaremos que el miedo sea freno o motor para seguir avanzando?

Toda la naturaleza es un anhelo de servir.

Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco. Donde hay un árbol que plantar, plántalo tú; donde hay un error que enmendar, enmiéndalo tú; donde hay un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú.

Sé el que aparta la piedra del camino, el odio de los corazones y las dificultades del problema.

Hay una alegría de ser sano y la de ser justo; pero hay la hermosa, la inmensa alegría de servir.

Qué triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho, si no hubiera en él un rosal que plantar; una empresa que emprender.

No caigas en el error de creer que solo se hacen méritos con los grandes trabajos; hay pequeños servicios: regar un jardín, ordenar unos libros, peinar a una niña. El servir no es solo tarea de seres inferiores.

Dios, que da el fruto y la luz, sirve. Pudiera llamársele así: El que sirve. Y tiene sus ojos en nuestras manos y nos pregunta cada día: ¿Serviste hoy? ¿A quién? ¿Al árbol, a tu amigo, a tu madre?

Gabriela Mistral

 

Fiesta de San Miguel o Micael

––

page3image31943648 page3image31943856

La tradición cristiana celebra el 29 de septiembre la fiesta de San Micael o, también llamado, arcángel San Miguel. La época de San Micael se extiende a lo largo de cuatro semanas. Este arcángel reviste especial importante para nuestro tiempo. Hans Werner Shoroeder dice: “Hoy en día Micael no obra como arcángel sino como arkai, como espíritu inspirador de nuestro tiempo presente, como espíritu inspirador de nuestra cultura. Se ha alzado desde el reino de los arcángeles, por un tiempo, a una atalaya más alta, por así decirlo, y está equipado para poner su poder absoluto al servicio del desarrollo de la humanidad entera, y no de un pueblo en particular.” Micael como representante de Cristo quiere guiarnos a la realidad que el mismo Cristo expresó en las palabras: “Donde dos o más están en mi nombre; allí estoy yo también.”. Para lograr sus fines Micael obra con la esencia de Cristo (el amor, la verdad y la libertad). Los adversarios representan la fuerza del dragón y su meta es la antipatía, la división y la desunión. Sus herramientas son el miedo y la mentira. MI- CA-EL es un nombre y una pregunta al mismo tiempo (en hebreo: ¿quién- es como- Dios?). La respuesta es: todo hombre o ser humano porque estamos creados a su imagen y semejanza. Tenemos su soplo de vida. Su chispa divina es nuestro ser eterno. Y la respuesta es a la vez: ningún hombre todavía. Estamos entre ambas respuestas viviendo la aventura de Cristo que es Su Devenir y Micael es nuestro guía y defensor en el espíritu frente al enemigo que quiere impedir ese devenir. Esta era del mundo nos da el espacio y los medios para entender y comenzar a poner en práctica un nuevo pueblo, el pueblo de Micael o Nueva Jerusalém. Un pueblo donde los hombres se unan por el simple hecho de que cada uno siente en sí al Cristo y percibe Su fuerza salutífera queriendo obrar también en el prójimo. Esto va más allá de las uniones por simpatía, por idioma, por sangre, por nación o cultura. Una de las tareas más importantes de Micael es la de infundir en la humanidad el

poder de reconocer la realidad del espíritu, de modo que el hombre llegue, paso a paso, a experimentarlo y a permitirle que se transforme en una fuerza que obre efectivamente en sus actos.

Micael es el ayudante del hombre, que lo anima en su lucha contra el mal, contra los adversarios. Micael contiene la fuerza superior del mal dentro de ciertos límites (al dragón), así crea un espacio libre en que el hombre mismo puede desarrollar su propia actividad.

La experiencia de la naturaleza durante el otoño, aquella del morir, iluminada por brillantes colores, que surge de la muerte, o sea, la resurrección, cuyo protector es Micael. En este umbral Micael nos muestra el camino a una vida superior, vida vivida en unión consciente con el espíritu. En todos sus actos, Micael, servidor de Cristo, quiere llevar al hombre a una comprensión y una experiencia del Cristo y de todo lo que Él ha hecho por nosotros. La mesa del almuerzo debe servir de silenciosa expresión de gratitud por la cosecha. En la medida en que el niño participa en su arreglo, despertará en él, de manera muy suave, una relación con los más profundos misterios del cristianismo.

Una época de Micael celebrada conscientemente animará al niño a tener coraje para vivir y actuar.

En esta fiesta micaélica deberás sentir cómo han de crecer en ti las fuerzas que combaten el agotamiento y el temor y que han de desarrollarse hacia la iniciativa interior, hacia la volición libre, fuerte y valiente; has de concebir la fiesta de San Micael como exaltación de la voluntad poderosa. El festejo de Micael deberá representar la fiesta de la vigorosa volición. En esta fiesta habrá de celebrarse la renovación de todo el estado anímico de la humanidad, que renueve a todo el ser humano interno.

El Arcángel Micael es un símbolo que representa el esfuerzo de nuestro Ser Interno, de nuestra Esencia, en su afán de trascender las fuerzas involutivas propias de nuestra parte humana como son los miedos, los apegos y las creencias.

Representa también el valor que tenemos de abandonar la efímera ilusión del espacio-tiempo, y abrirnos hacia lo eterno, real y permanente. Su espada (mano derecha) simboliza La Verdad, es decir: Ser Honesto con uno mismo y con los demás.

El dragón sometido bajo sus pies representa El Equilibrio entre La Compasión y La Firmeza. Para explicar esto de manera más clara: si el Arcángel se desequilibra y se vuelve muy compasivo, cae en la permisividad y el dragón se aprovechará de él, lo engañará y manipulará para vencerlo en el combate. En el caso contrario, si el Arcángel se vuelve muy rudo y se excede en la fuerza, deja de ser firme para volverse violento, cayendo en la ira, desestabilizándose, perdiendo poder y permitiendo que el dragón le gane el combate.

“Debemos erradicar del alma todo miedo y temor que el futuro pueda traer al hombre. Debemos adquirir serenidad en todos los sentimientos y emociones con respecto al futuro. Debemos mirar con absoluta ecuanimidad todo cuanto pueda venir. Y debemos pensar solamente que todo cuanto venga, nos será dado por una dirección universal, llena de sabiduría. Esto es parte de lo que tenemos que aprender en esta era, saber vivir con pura confianza, sin ninguna inseguridad en la existencia; confianza en la ayuda siempre presente del mundo espiritual. En verdad nada tendrá valor si el coraje nos falta. Disciplinemos nuestra voluntad y busquemos el despertar interior, todas las mañanas y todas las noches.

– Rudolf Steiner

Domingo de labor. El valor de la colaboración.

Este domingo, algunos valientes han luchado contra el inclemente sol poniendo su esfuerzo en que la escuela luzca bonita. Durante esta semana, han sido otros, de una u otra forma. Es un hándicap para la comunidad en éste momento, que allí donde el individualismo y la escasez de tiempo hacen bandera, sumiendo a los sujetos en sus asuntos privados, pueda seguir vivo el espíritu colaborativo y comunitario que ayuda a construir grandes cosas. Por si fuera poco, los tiempos del virus no hacen más que cortar esos lazos y aislarnos en una intimidad que corre el riesgo de empobrecer. Aún así, es necesario que el espíritu de grupo siga latiendo ante la incertidumbre y el malestar porque solo en grupo se dan salidas creativas y esfuerzos compartidos para afrontar las dificultades.

Sigamos adelante, con mascarillas, con distancias y lo que haga falta… que aún nos quedarán los ojos para mirarnos de soslayo y saber que podemos contar con que aquel que está a mi lado rema en la misma dirección. Y si me fallan las piernas… y el aliento escasea… “poder contar contigo camarada”… con tu hombro, con tus palabras o a veces sólo con tu presencia.

Transmitamos a nuestros hijos que en conjunto se pueden hacer grandes cosas, que allí donde yo no llego puede ayudarme el otro, que servir a la comunidad no es un acto que nos desmerece sino que nos da valor como humanos.

Buen domingo.